Reflexiones

Andar en tacones es como andar en bicicleta

Durante casi dos años no había usado mis zapatos de tacones. No los necesitaba, yo era libre y vagaba por el país con mis zapatillas de suela antideslizante. Pero como la gloria es efímera, al cabo de ese tiempo, tuve que volver a casa y enfrentarme nuevamente a la vida de adulto: trabajar, pagar cuentas, comer y dormir.

Fue un día lunes, lo recuerdo bien. Rebuscando en mi zapatera, allí estaban, los tacones más lindos y dolorosos que me haya comprado jamás. Ya estaba en esta nueva aventura, no quedaba otra opción, debía usarlos con dignidad.

Y… la dignidad tenía que durar desde la puerta de mi casa hasta la puerta del trabajo y luego de regreso. Mientras iba caminando (lentamente) una vocecilla en mi cabeza me decía: “pie izquierdo, pie derecho y mantén el equilibrio… pie izquierdo, pie derecho y mantén el equilibrio…”. Curiosamente, esta muletilla mental me recordó un evento de mi infancia. La imagen de mi padre guiándo mi primera bicicleta con sus manos mientras me invitaba a montarme en ella apareció en mi mente. Cuando estuve encima de la bicicleta, mi padre se puso detrás mío, e inclinado, colocó una mano detrás de mi asiento y la otra sobre el timón mientras me decía: “es muy fácil… solo es pie izquierdo, pie derecho y mantén el equilibrio…”. ¡Oh por Dios! me dije, todos estos años pensando que mi madre me enseñó a caminar erguida con un libro en la cabeza mientras usaba tacones y quien en realidad me enseñó a caminar con tacones fue mi padre.

Después de mi breve reflexión, la confianza volvió a mí. Y, como dicen por ahí: “cuando aprendes a montar bicicleta, jamás te olvidas”, apliqué la misma consigna para mi paseo diurno rumbo al trabajo.

Esa mañana, además de caminar con dignidad, lo hice con estilo, lo disfruté, me lucí y, aunque en la noche tuve que remojar mis pies en agua de hierbas con sal, realmente me sentí satisfecha de haber desempolvado mis zapatos de tacón.

Foto1955 (2)

 

3 comentarios

  1. Es verdad, andar en tacones no se olvida, lo que siempre olvido es el dolor que provocan 😅. He recordado todos los tacos que están esperando a ser utilizados, todos empolvados, que solo guardo por vanidad y para admirarlos jijijiji

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s