Sin categoría

La ciudad en blanco y negro

Un pequeño ser caminaba sin mayores preocupaciones por las calles de aquella ciudad.

Sus ropas volaban con el viento mientras le daban frescura a su cuerpo. Sentía que los árboles le hablaban al mover sus ramas. Las personas sonreían todo el tiempo, solo el blanco de sus dientes resaltaba en medio de la oscuridad del lugar. Los autos respetaban a los peatones, casi ni se movían. Los comerciantes regalaban la mitad de sus mercaderías, o algo más. Los niños jugaban sin juguetes y casi no hacían ruido. A las aves no se las veía, pero su constante aleteo las delataba. Los perros callejeros dormían en donde les daba la gana, nadie los botaba. No había gente apurada, nadie usaba relojes. Los policías fumaban cigarrillos con los ladrones mientras conversaban plácidamente en las bancas del parque. Las iglesias estaban abiertas todo el día y los sacerdotes barrían las calles y cocinaban sopa para los vecinos. Las parejas no dejaban de mirarse a los ojos mientras sonreían dulcemente.

De pronto, un hombre alto y delgado llegó a la plaza principal y con una guitarra en la mano empezó a tocar una canción de cuna. Todos se paralizaron y literalmente cayeron al suelo dominados por un profundo sueño.

El pequeño ser también quería caer dormido, pero el canto de la guitarra de aquel hombre no hacía efecto sobre él. Entonces, el pequeño ser fue corriendo detrás del guitarrista cuando este se iba caminando por el sendero que lo trajo.

-¡Espere! Necesito preguntarle algo-

-Qué te aturde, pequeña criatura-

-¿Por qué todos cayeron dormidos con su melodía?-

-No se han dormido, han vuelto a despertar-

-¿Despertar?-

-Esta es la ciudad en blanco y negro. Todos ellos vienen aquí después de quedarse dormidos allá, en la ciudad de colores… Adiós pequeño, suerte en tu recorrido-

El delgado hombre se fue mientras seguia acariciando su guitarra y cantando una canción de cuna.

El pequeño ser se quedó más confundido que al principio. Si todos ellos volvían allá al dormirse, por qué él no ¿qué era él? ¿acaso no era como todos ellos? ¿él estaba realmente despierto o realmente dormido?

20171220_173006

 

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s