Reflexiones

Sin ideas

Hoy desperté sin ideas. Nada había en mi mente.

Salí al balcón y me quedé en la completa desesperanza mientras fingía estar feliz al ver pasar al vecino que me saludaba con un levantamiento de cejas.

Volví a mi cama. Un pequeño rayo de sol apuntaba a mi piso.

Un minuto, dos, tal vez fueron tres… sola, ahí, en ese lugar que llamaba “hogar”, sin ideas que atormenten mi cabeza.

Me sentía en la nada, me sentía libre. Había podido, por fin, limpiar mi mente de las ideas. Las ideas que me acompañaron todo este tiempo. Ahora era libre, libre… libre… pero ahora también estaba sola.

Sin ideas, sin pensamientos, sin voces en nuestra cabeza, sin todos esos invisibles acompañantes… ¿qué somos?

2014-01-03-14-38-52_deco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s